Hacer el pozo fue una sucesión de movimientos mecánicos.

Te preguntas si la bola en el pecho se fue, o si solo te acostumbraste a ella y ya no la notas.

Te la pasas cogiendo. No vas a lugares, no paseas. Vas del bar a la cama del perro, no asomás el hocico, ni salís de su habitación.

Pero, cuando estás sola: escribir.

Escribís a Wen, a María de las Flores Pútridas, escribís todo tu pasado como quien tira paladas de tierra a un cajón.

No conocés otra manera.

Un libro tiene dos tapas.

Un libro es una caja.

Una caja es un féretro.

Atarim

Dive straight into the feedback!
Login below and you can start commenting using your own user instantly

Pin It on Pinterest